Inicio » Literatura siglo XX » La novela estadounidense: la “Generación perdida”

La novela estadounidense: la “Generación perdida”

Conversaciones en el Castillo

Archivo del Castillo

Picasso-Gertrude_SteinOrigen del término “Generación perdida”

Generación perdida es el nombre que recibió un grupo de escritores estadounidenses que vivieron en París y en otras ciudades europeas en el periodo que va desde el final de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) hasta la Gran Depresión (desde el Crack de 1929). La expresión “Lost Generation” fue acuñada por Gertrude Stein, la escritora y mecenas que aglutinó en torno suyo –a su casa del barrio de Montparnasse de París acudían habitualmente jóvenes artistas, como los pintores Pablo Picasso, Joan Miró y Juan Gris o el poeta vanguardista norteamericano Ezra Pound– a gran parte de estos escritores. Stein se refería a los escritores norteamericanos que lucharon y sobrevivieron, o fueron testigos y fueron marcados para siempre por la I Guerra Mundial (Francis Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, John Dos Passos) y que después volvieron o permanecieron en Europa. A pesar de no pertenecer a este círculo de escritores, se suele incluir a John Steinbeck y a William Faulkner –también combatió en la Gran Guerra– como representantes característicos de la generación, ya que comparten algunas de sus particularidades.

Parece ser que Stein comentó en una ocasión a su amigo y protegido Hemingway: «You’re all a Lost Generation». El propio Hemmingway popularizó esta expresión en sus obras Fiesta (1924) y París era una fiesta (1964, póstuma), en la que recuerda los felices años veinte –días de excesos, experimentación y vida bohemia: “éramos muy pobres, pero muy felices”– en la ciudad francesa. Hemingway decía que tal expresión se la había oído Stein a un mecánico al llamar a su aprendiz, el cual había luchado en la I Guerra Mundial. Ella la trasladó y la aplicó a aquellos escritores norteamericanos que se congregaron en Paris.

 Características

 El título de la obra de Hemingway –”París era una fiesta”– nos da una idea del cariz aglutinador y libertario que tenía para toda una generación de escritores e intelectuales la ciudad del Sena. En ella se refugiaron estos expatriados supervivientes de la Gran Guerra, al amparo de su culta y abierta anfitriona, buscando la libertad y vivir la vida al límite, lejos del puritanismo moral y violencia norteamericanos –recordemos que los años veinte son los años de la Ley Seca, la prohibición del alcohol, la era del los gángsters y el contrabando. El crack de 1929 y la Gran Depresión de los 30 supuso el fin amargo de estos años “felices”. Algunos expatriados volvieron y sintieron la necesidad de afrontar esta dura nueva realidad: el mejor testimonio de la Gran Depresión es, sin duda, Las uvas de la ira (1939) de John Steinbeck.

Los autores englobados con la etiqueta “Generación perdida” presentan importantes diferencias, pero comparten algunos rasgos comunes:

a) En cuanto a la forma, estos escritores hacen uso de algunas técnicas renovadoras de la narrativa (contrapunto, perspectivismo, fragmentarismo, cuestionamiento o desaparición del narrador omnisciente, inclusión de materiales no narrativos, flujo de conciencia, etc.), que se estaban experimentando por esos años (Marcel Proust, James Joyce, etc.). El propio Faulkner es uno de los principales renovadores de estas técnicas.  En general persiguen una expresión adecuada a los nuevos tiempos y quieren mostrar una visión múltiple de la realidad contemporánea, ya sea del profundo sur de EEUU –como hace Faulkner con su microcosmos ficticio de Yoknapatawpha– o de la nueva magalópolis deshumanizadora –Dos Passos en su Manhattan Transfer–.

b) En cuanto al contenido, percibimos en todos ellos una actitud rebelde frente a: 1) la realidad contemporánea, marcada por la Primera Guerra Mundial; 2) frente a la sociedad opulenta que se empezó a fraguar después, sobre todo en EEUU, con la especulación y explosión capitalista de los años 20 (la era de Rockefeller y otros magnates); 3) frente a los valores tradicionales de la sociedad burguesa. Esta actitud rebelde se manifiesta de diversos modos: en Scott Fitzgerald, en la búsqueda de diversión constante y el aprovechamiento de la vida; en Steinbeck y Dos Passos, en la crítica de las desigualdades sociales y la miseria; en Hemingway, en la búsqueda del riesgo a través de la acción, como camino para conseguir la dignidad personal. Faulkner combina rebeldía (en la forma) y tradicionalismo (en el contenido).

c) En cuanto a la temática, podemos apreciar algunas notas comunes: pesimismo y desconcierto; inutilidad y crueldad de la guerra; análisis de la sociedad norteamericana; conflictos ideológicos: conflicto entre progresismo y tradición, entre civilización y barbarie, igualitarismo social y capitalismo…; despreocupación en la era del jazz y en los felices años veinte, etc.

 Autores

Scott FitzgeraldFrancis Scott Fitzgerald (1896-1940) estudió en la Universidad de Princetown, sin llegar a graduarse. Se alistó en el Ejército para luchar en la Primera Guerra Mundial, pero no llegó a combatir. En los años veinte se trasladó a Francia con su esposa Zelda después de obtener mucho éxito con su novela Al otro lado del paraíso (1920), en la que un joven universitario entra en contacto con la vida y sólo encuentra fracaso y desilusión. En Francia disfrutó junto a su esposa de una vida despreocupada, pero desde el final de la década el matrimonio tuvo que afrontar problemas: el alcoholismo de él y la demencia de ella. En 1925 se publicó su obra más famosa: El gran Gatsby. En ella se cuenta uno de los mitos de la nueva sociedad norteamericana: el hombre triunfador venido desde abajo que no tiene escrúpulos morales para triunfar. Gatsby es un magnate enriquecido con el contrabando de alcohol durante la Ley Seca, que se crea a su alrededor una aureola aristocrática mediante derrochadoras fiestas, mediante las que quiere conseguir a un antiguo amor, ahora casada con un millonario. La tragedia final ensombrece esta vida basada en el derroche y el desenfreno, pero el lector no puede evitar empatizar con el ambivalente protagonista, sin escrúpulos pero romántico. Fitzgerald consideraba que la culminación de su obra como novelista era Suave es la noche (1934). Este autor intentó sobrevivir en Hollywood como guionista de cine, motivo que novelizó en El último magnate (1941), pero murió alcoholizado en 1940.

HemingwayErnest Hemingway (1899-1961)nació en Oak Park, Illinois. Trabajó como reportero del Kansas City Star, pero a los pocos meses se alistó como voluntario para conducir ambulancias en Italia durante la I Guerra Mundial. Más tarde fue transferido al ejército italiano resultando herido de gravedad (hecho que narra en la novela antibélica semi-autobiográfica Adiós a las armas, 1929). Después de la guerra fue corresponsal de otro periódico hasta que se marchó a vivir a París, donde los escritores exiliados Ezra Pound y Gertrude Stein le animaron a escribir obras literarias. Allí entabló contacto con artistas como Picasso y se emborrachó junto a James Joyce, a quien conoció por medio de su amigo Ezra Pound. A partir de 1927 pasó largas temporadas en Key West, Florida, en España y en África. Volvió a España, durante la Guerra Civil, como corresponsal de guerra (en este conflicto situó una de sus novelas más célebres: Por quién doblan las campanas, 1940), cargo que también desempeñó en la II Guerra Mundial. Más tarde fue reportero del primer Ejército de Estados Unidos. Aunque no era soldado, participó en varias batallas. Después de la guerra, Hemingway se estableció en Cuba, cerca de La Habana, y en 1958 en Ketchum, Idaho, donde se suicidó en 1961, disparándose un tiro con una escopeta.

Como se puede observar, Hemingway era un hombre de acción: aficionado a la caza (sobrevivió a un accidente de avión en África en 1954) y el boxeo, participó en la dos Guerras Mundiales y en la Guerra Civil Española (en las que fue herido y estuvo a punto de morir), viajero incansable (fue uno de los primeros en vivir y transmitir el riesgo de las Corridas de Toros de San Fermín en Pamplona, acontecimientos narrados en su obra Fiesta, de 1924). En sus obras se aprecian los valores que estuvieron ligados a su vida: el aprecio del valor y el riesgo, la violencia o rudeza de sus personajes y situaciones, caracterizados por la indiferencia moral, a menudo refugiados en la bebida (como el autor), pero también la solidaridad y camaradería. No obstante, el pesimismo inunda sus novelas, pues muchas presentan vidas que acaban en tragedia o fracaso.

Su estilo se caracteriza por la economía lingüística: es sencillo y directo, refleja objetivamente los actos externos de los personajes y los caracteriza mediante los diálogos, sin la intervención del narrador.

Además de las citadas, merece destacarse su novela corta El viejo y el mar (1952), una joya literaria en la que se narra, como en una epopeya, la perseverancia de un pobre pescador y se reflexiona sobre el sentido de la vida y la dignidad del ser humano. En 1954 le concedieron el Premio Nobel de Literatura.

John_Dos_PassosJohn Dos Passos (1896-1970) nació en Chicago y participó, como Hemingway, en la Primera Guerra Mundial como conductor de ambulancias. Esta experiencia le motivó dos novelas antibélicas: Iniciación de un hombre (1920) y Tres soldados (1921). Dos Passos, de ideología izquierdista y comprometido políticamente con los débiles y oprimidos,  también estuvo, junto a Hemingway, en España durante la Guerra Civil. En sus obras describe a personajes de clase social humilde, en permanente lucha por la vida y la supervivencia.

En 1925 publicó su obra más célebre: Manhattan Transfer. El verdadero protagonista de la novela es Nueva York, una ciudad que, como un organismo vivo y poderoso, engulle a sus habitantes, seres intrascendentes y convencionales (coristas, obreros, amas de casa, políticos, estafadores o triunfadores). En general, los seres que habitan la urbe son egoístas e hipócritas, marcados por la codicia y el materialismo. En este contexto, triunfan los cínicos sin escrúpulos; los débiles son derrotados por la ciudad… Además del protagonismo colectivo, la obra contiene otras importantes novedades: a) la inclusión de materiales no narrativos, como titulares de prensa, carteles publicitarios o canciones; b) La técnica casi cinematográfica, como si en vez de la conciencia subjetiva del narrador fuera el ojo objetivo de la cámara el que registrara los acontecimientos, procedimiento que con acierto se denominó “cámara-ojo“. Las escenas son breves y en apariencia inconexas, pero mediante el montaje final (como en el cine) se consigue una impresión de unidad. En cuanto al contenido, la novela supone una crítica a la deshumanización y alienación que suponen el sistema capitalista y la vida urbana.

El proyecto posterior de la Trilogía USA (formada por  Paralelo 42,1930; 1919 , 1932; y El gran dinero, 1936) partiendo de las mismas premisas, fue mucho más ambicioso: pretendía abarcar no sólo la ciudad, sino todo el país, desde el auge del pragmatismo norteamericano desde la última década del siglo XIX hasta la Gran Depresión de 1929.

En sus últimas obras (en la trilogía Distrito Columbia) se percibe mayor desencanto y desconfianza ante las ideologías.

SteinbeckJohn Steinbeck (1902-1968) nació en Salinas, California. Estudió en la Universidad, pero se vio obligado a desempeñar innumerables trabajos manuales para ganarse la vida. Así entró en contacto con los desfavorecidos, que protagonizarían muchas de sus obras. Su primer gran éxito fue Tortilla Flat (1930) una obra desenfadada que se centra en un grupo de pícaros vividores y libertarios. Otra novela importante es De ratones y hombres (1937), una concisa y brutal historia de miseria y amistad.

Sin duda la obra maestra de Steinbeck es Las uvas de la ira (1939), el mejor testimonio de la Gran Depresión que siguió al Crack de 1929. En ella se narra las penurias de una familia de granjeros de Oklahoma (oakies) que,  despojados de sus tierras, emprenden un largo viaje camino de California, la “Tierra Prometida”, en el que se ven obligados a malvivir en campamentos, trabajar en condiciones penosas por salarios miserables y sufrir el rechazo social. Es una gran acierto de Steinbeck intercalar, junto a los capítulos de ficción centrados en la familia Joad, los protagonistas, estampas documentales de la vida real, que sirven de anclaje real a la historia ficticia.

Se ha destacado su estilo heredero del naturalismo y próximo al periodismo, pero cargado de emotividad y simbolismo. La prosa de Steinbeck tiene un fuerte componente alegórico y espiritual, y se sustenta en la piedad e interés del autor por los desfavorecidos de todo tipo, por lo que una parte de la crítica lo ha acusado de sentimentalismo. Pese a ello, se lo ha clasificado dentro del realismo naturalista e incluso le han calificado de “novelista proletario” por su interés en las experiencias de las poblaciones de inmigrantes y los problemas de la clase obrera. Otro novelista estadounidense que también se interesó por esta temática fue Erskine Caldwell (1903-1987) que firmó, junto a Las uvas de la ira de Steinbeck, la otra gran novela sobre la Gran Depresión: La ruta del tabaco (Tobacco Road, 1932). Curiosamente, ambas novelas fueron llevadas la pantalla con gran maestría por John Ford.

Otras obra de Steinbeck son La perla (1947), una breve “joya” literaria que narra el destino aciago que abruma a una humilde familia de pescadores indios, y Al este del Edén (1952).

Steinbeck recibió el Premio Nobel de Literatura en 1962.

William_FaulknerWilliam Faulkner (1897-1962) pertenece a la misma generación (Generación perdida) que los autores citados anteriormente porque es su coetáneo (nacidos en los últimos años del siglo XIX y primeros del XX) y porque tiene una voluntad renovadora (sobre todo en las técnicas narrativas), pero no pertenece a su círculo y no compartió las mismas vivencias (aunque vivió en París, no entró en contacto con ninguno de ellos ni frecuentó sus ambientes) que sus compatriotas expatriados en Europa. Faulkner creó su propio estilo y su propio universo –de hecho inventó un espacio imaginario ficticio para ubicar sus novelas: el Condado de Yoknapatawpha, en Mississipi. Probablemente, Faulkner es el escritor más importante de las letras norteamericanas del siglo XX. Nació en New Albany, en Mississipi, un estado del Deep South (‘sur profundo’) de EEUU, en el seno de una familia acomodada de “rancio abolengo” sudista. Fue a la Universidad pero no terminó ninguna carrera. Su método de escribir se caracterizaba por la dedicación obsesiva (se jactaba de pasar noches enteras escribiendo) y el esmero formal (sus interminables frases desconcertaron a los críticos de la época, pero pronto los rindieron por su hipnótica fuerza). A pesar del éxito literario (recibió el Premio Nobel en 1950) Faulkner vivió muchos años sumido en un alcoholismo autodestructivo. Compaginó la escritura de novelas con la de guiones cinematográficos: se encargó de adaptar el texto de Raymond Chandler en la obra maestra del cine negro de Howard Hawks El sueño eterno (1946).

Una de sus primeras novelas es Sartoris (1929), en la que explica la historia de una familia en fase de desintegración, pero la que lo hizo famoso fue El ruido y la furia (1929). Se trata de una de sus obras más vanguardistas: bajo el influjo del Ulises (1922) de Joyce experimenta con el flujo de conciencia (llevado al extremo, puesto que se introduce en la mente caótica de un deficiente mental), los saltos en el tiempo y los diferentes puntos de vista narrativos. Como en muchas otras novelas, cuenta una historia como los relatos que él mismo escuchó en su infancia de boca de los esclavos negros o de sus abuelos: relaciones familiares enfermizas, racismo…

Mientras agonizo (1930) también experimenta con el multiperspectivismo: los diferentes miembros de una familia blanca pobre –white trash– dan diferentes versiones sobre un mismo hecho: un patético viaje con el cadáver de la madre en busca de su lugar de nacimiento.

Santuario (1931) no es tan vanguardista en la forma, pero es una de sus obras más provocadoras: narra el secuestro y violación de una joven por un grupo de psicópatas. Absalón, Absalón (1936) es su obra más compleja y experimental, ya que presenta una historia en trece versiones diferentes.

La trilogía de los Snopes (compuesta por La aldea, 1940; La ciudad, 1957; La mansión, 1959) narra la historia de la familia Snopes, blancos pobres que ascienden socialmente hasta ocupar puestos de responsabilidad.

Como se comentó anteriormente, Faulkner combina la rebeldía (es uno de los escritores más experimentales y vanguardistas) con el tradicionalismo.  El tradicionalismo de Faulkner lo podemos rastrear en diferentes niveles: a) Faulkner es uno de los máximos representantes de la literatura sureña: extrae los temas de la tradición oral de su entorno (los relatos de los negros que él mismo escuchaba) y siente nostalgia por la desaparición de valores tradicionales, como la educación y el sentido del honor; b) el carácter mítico-ancestral que emana de la tradición oral adquiere resonancias bíblicas; c) las pasiones desbocadas de las historias y la profundidad psicológica de los personajes remiten a Shakespeare; d) pone de manifiesto (a veces de manera tremendista) los aspectos más sórdidos de la realidad sureña: brutalidad, violencia, racismo, amor obsesivo, primitivismo, etc.

Henry MillerA pesar de que no se suele incluir en la nómina de escritores asociados a la Generación perdida, Henry Miller (1891-1980) comparte dos importantes aspectos con sus compatriotas: su estancia en París y su actitud rebelde. Quizá Miller fue más radical que sus coetáneos: sus provocaciones no sentaron bien en su país, y muchas de sus novelas (tildadas de obscenas y pornográficas) estuvieron prohibidas durante mucho tiempo, aunque diferentes generaciones accedieron a ellas de manera clandestina y se dejaron seducir por su prosa suciamente poética, su aire libertario, su autenticidad (casi todas sus obras tienen componentes autobiográficos) y su visceralidad. Miller fue reivindicado por la nueva generación contracultural de los años 50 y 60 (beatniks y hippies) y su influencia se puede apreciar en el realismo sucio de Charles Bukowski o John Fante (contemporáneo de Miller y maestro de Bukowski), por ejemplo. Las obras más famosas de Miller son Trópico de cáncer (1934), Trópico de Capricornio (1939) y la trilogía de la Crucifixión rosada: Sexus (1949), Plexus (1953), Nexus (1959).

 Versión Generación-perdida pdf

Material complementario:

Recomiendo el visionado de la película de Woody Allen Midnight in Paris (2011), en la que se plasma con acierto (mediante un viaje en el tiempo del protagonista) el París de los felices años 20 y la Generación Perdida. Aparecen Hemingway, Scott Fitzgerald y su esposa Zelda, Gertrude Stein, Picasso, Dalí y Buñuel. Como muestra os dejo una escena memorable en la que Hemingway reflexiona sobre el amor y la muerte:


5 comentarios

  1. […] La novela estadounidense: la “Generación perdida” 20/05/2013 […]

  2. […] La novela estadounidense: la “Generación perdida” 20/05/2013 […]

  3. […] en la novela Por quién doblan las campanas de Ernest Hemingway (que toma el título de un verso del poeta del XVII inglés John Donne) y en la versión […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: