Inicio » Literaturas de la Antigüedad » Grecia y Roma » Los grandes poetas latinos: Virgilio, Horacio, Ovidio.

Los grandes poetas latinos: Virgilio, Horacio, Ovidio.

Moradores del Castillo

Licencia Creative Commons

Discos Clandestinos

Discos Clandestinos

1. INTRODUCCIÓN

El emperador Augusto

La época de esplendor de la poesía latina se produce en el siglo I a.C. Coincide con los mandatos de César (100-44 a.C.) y Augusto (63 a.C-14 d.C.). En este siglo desarrollan su actividad los ‘poetas nuevos‘, poetae novi o neotéricos latinos, renovadores de la lírica latina que reivindican la lírica griega y alejandrina. Entre ellos sobresalen Catuloun poeta culto y refinado, heredero de la lírica griega, en especial de Safo, del que se recuerdan, sobre todo, sus poemas amorosos de honda subjetividad dedicados a Lesbia– y Propercio, cuyas elegías a Cintia se encuentran entre los poemas latinos más bellos. Otro poeta sobresaliente del periodo es Lucrecio, cuyo poema épico De rerum natura expone en hexámetros las teorías del filósofo griego Epicuro. En la primera mitad del siglo I a.C. la oratoria y la filosofía florecen de la mano de Cicerón. Augusto asume el poder absoluto en el 31 a.C. El emperador inicia una política de renovación moral de los romanos, en decadencia a causa del enriquecimiento del Imperio, y recuperación de  los valores nacionales después de las guerras y conflictos políticos internos. Su largo mandato (entre el 23 a.C. y el 14 d.C.), conocido como Paz romana o Pax Augusta,  coincide con la época dorada de la literatura latina: en ella producen su obra los tres poetas latinos más importantes: Virgilio, Horacio y Ovidio. De hecho, el emperador Augusto, de acuerdo con su plan de recuperación del orgullo nacional, se preocupó por impulsar las letras latinas. En esta tarea tuvo mucho que ver su consejero y amigo Mecenas. Este rico y refinado personaje protegió e impulsó las carreras de, entre otros, Virgilio y Horacio. Este respaldo decisivo explica la propaganda y alabanzas de las políticas del emperador que observamos en la obra de estos poetas.

2.VIRGILIO (70-19 a.C)

Virgilio

A pesar de provenir de una familia campesina, recibió una buena educación. Su carrera se vio impulsada al introducirse en el círculo de Mecenas y del emperador Augusto.

Las Bucólicas es un libro dividido en diez églogas en las que traza cuadros de la vida pastoril inspirados en los idilios del griego del siglo III a.C. Teócrito. Los pastores virgilianos –bajo los que se esconden conocidos del poeta– se expresan con elegancia, sensibilidad y preciosismo en un marco natural –La Arcadia– completamente idealizado, alejado de la realidad.

Las Geórgicas es un poema en hexámetros dedicado a la agricultura en el que el mundo irreal y de ambiente refinado de las Bucólicas ha sido sustituido por el mundo real del trabajo de la tierra con su exigencia de sudores y amor. Lo que más llama la atención es la transformación poética del quehacer cotidiano.

Dido y Eneas

En La Eneida, la gran epopeya de las letras latinas, quiso dar una visión poética y trascendente de su patria, incitado por el propio Augusto. La comenzó en el año 29 a.C., la dejó inconclusa e incluso ordenó que se destruyera; afortunadamente el emperador desoyó su deseo y la publicó. Está dividida en 12 libros. La primera parte (6 primeros cantos), inspirada en La Odisea,narra los viajes de Eneas hasta llegar a Italia. El héroe troyano Eneas sale de la Troya incendiada y llega hasta Roma, donde funda su segunda patria. Durante el viaje sufre numerosos incidentes. De entre ellos destaca, por su valor emocional, la estancia

La muerte de Dido

de Eneas en Cartago (canto IV). Allí, la reina fenicia Dido, enamorada de él, quiere retenerlo sin comprender la gran misión que Júpiter le ha encomendado: la fundación de Roma. Al no poder convencer a su amado para que se quede y, después, al verlo partir, se suicida clavándose una espada. La segunda parte, formada por los seis últimos li­bros e inspirada en la Ilíada, cuenta la estancia de Eneas en Roma, su casamiento con Lavinia y la oposición del feroz Turno, a quien vence en combate.

Con esta obra Virgilio enlaza a los romanos con el heroico pueblo troyano y hace al emperador de Roma heredero de la diosa Venus y de Eneas. De hecho podemos leer simbólicamente la obra: las aventuras norteafricanas de Eneas –que representa al propio Augusto– se relacionan con las Guerras entre Roma y Cartago, de las que salió reforzada Roma; el personaje de Dido recuerda al de Cleopatra, que mantuvo retenido en Egipto a Marco Antonio… En general los personajes de la Eneida están tratados con verosimilitud: Virgilio ha prescindido del carácter fabuloso de los héroes de la epopeya griega para construir figuras que representen el ideal de varón romano, abnegado y fiel a su destino.

3.- HORACIO (65-8 a.C)

Horacio

Quinto Horacio Flaco provenía de una familia humilde (su padre era un liberto, un esclavo liberado). Aun así recibió una buena educación en Roma y en Grecia. Hizo amistad con Virgilio y éste le introdujo en el círculo de los protegidos por Mecenas, gracias a lo cual pudo dedicarse a escribir sin otras preocupaciones.

Escribió los Épodos, diecisiete poemas de ca­rácter violento y sarcástico, que comentan situaciones y anécdotas de Roma. Por esta razón Horacio advierte a los romanos de que tantas guerras los llevarán a su propia destrucción, y les sugiere que se retiren a las Islas Afortunadas. Este deseo de retiro de la vida ajetreada de la ciudad ro­mana le inspiró el Épodo cuyo primer verso comienza con las pala­bras Beatus Ille, que retomó Fray Luis de León en el siglo XVI en su “Oda a la vida retirada”.

Las Sátiras nos hablan, en un verso cercano a la prosa, de la vida co­tidiana, de la moral y de las costumbres de los romanos.

Las Odas (Carmina) es un conjunto de 103 composiciones líricas de influencia griega (sobre todo de Alceo y Safo). Los temas son diversos (amor, filosofía y moral, patriotismo, elogio de la amistad…) y la forma es innovadora, culta y refinada. Las odas horacianas son famosas por ser la fuente de algunos de los tópicos literarios con más fortuna, sobre todo en el Renacimiento; en ellas encontramos el carpe diem (aprovecha el momento), el aurea mediocritas (literalmente ‘dorada medianía’, es decir, la predilección estoica por estados de ánimo serenos, que huyan de los extremos), etc.

Finalmente son famosas sus Epístolas, sobre todo “la Epístola a los Pisones” o Arte poética, que junto con la Poética de Aristóteles es el manual de poética más influyente.

4.- OVIDIO (43 a.C-17 d.C.)

Ovidio

Publio Ovidio Nasón, perteneciente a una familia acomodada, estudió derecho y viajó por Atenas, Egipto y Asia Menor. Se introdujo en  el círculo de Valerio Mesala Corvino y alcanzó el éxito, a pesar de que acabó sus días enemistado con Augusto y desterrado cerca del Mar Negro. Podemos dividir su obra en tres etapas.

La primera etapa, de juventud, desarrolla fundamentalmente temas amorosos. A ella pertenece su conjunto de elegías Amores, de tema erótico y estilo intimista dedicadas a su amante ficticia Corina; otro conjunto de elegías titulado Heroídas(dieciocho cartas ficticias de mujeres enamora­das: Penélope a Ulises, Dido a Eneas, Helena a Paris, Hero a Leandro… ); y el Arte de amar (consejos a hombres para conquistar a las mujeres y a mujeres para conservar el amor de ellos) y Remedios de amor (consejos para luchar contra el amor, al que se considera una enfermedad, concepción que triunfará en la Edad Media).

La segunda etapa de su obra está formada por los Fastos (descripción de las festividades romanas) y su obra más famosa y ambiciosa: las Metamorfosis. Se trata de una es­pecie de historia universal de la mitología con un total de 250 leyendas, desprovistas de sentido religioso, en las que las pasiones de los dioses se han humanizado por completo. El hilo argumental que da unidad a un conjunto tan variopinto de leyendas es la transformación o metamorfosis. Así Dafne, perseguida por Apolo, se transforma en laurel; Narciso se con­vierte en flor, etc.

Su tercera etapa se inicia con su destierro en el año 8 d.C. En sus obras Tristes o Epístolas pónticas (el autor está desterrado en Ponto Euxino) Virgilio se lamenta de su suerte y pide clemencia a distintas personalidades.

Versión pdf

Enlaces:

Els grans poets llatins en la web La serp blanca

La épica latina y Virgilio en Cultura clásica

La lírica romana (Horacio, Ovidio, etc.) en Cultura Clásica

Antología de poemas de Horacio, Ovidio y Virgilio


1 Comentario

  1. [...] unos días hablábamos aquí de Los grandes poetas latinos: Virgilio, Horacio, Ovidio. Es evidente que los citados son grandes poetas latinos, quizá los más grandes y los más [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: